Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Navegando con el TXO (o con lo que pille)
#1
Próximamente....

Ahora me pillais demasiado cansado y sin pc, amarrado a la gasolinera de Las Palmas y preparado para mañana zarpar hacia Fuerteventura bien tempranito, que a quien madruga Eolo le ayuda.
Pero este hilo no irá solo de nuestras travesías con el TXO, intentaré contar anécdotas y travesías pasadas, con este o con cualquier barco de los que he navegado. Veréis que de cagadas y que de aciertos he/hemos tenido. Y eso que somos unos mindundis en esto de navegar. A ver si con mis cutre-relatos otros se animan a contar sus cosillas y aprendemos unos de otros.
Lo dicho, no sé si mañana o pasado pero comienza este hilo....

Salúd y buenos vientos!
SALUD Y BUENOS VIENTOS!
Responder
Ha recibido el agradecimiento de: Parazoa , Tortuga Carey
#2
Solucionaste el tema de la HF.
Responder
Ha recibido el agradecimiento de: Hippie
#3
Tomo asiento.

Y de cutre-relatos nada. El delncruce del Atlántico me entusiasmó por lo bien contado y la cantidad de detalles.

Saludos..
Responder
Ha recibido el agradecimiento de: jacarejack
#4
Despues del cruce del atlantico, estamos ansiosos de qu no deleites.
Gracias
“Fortuna non est, pulsat legumina omni die”  Velero1  
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:
#5
CAPITULO1-la historia (o de cómo estoy escribiendo en un foro de palmeros).

Al final me he decidido a empezar con los relatos prometidos, aunque tengo que hacerlo en el móvil, pero estamos fondeados al sur de la Isla Lobos (Fuerteventura) y me ha apetecido...así que allá vamos:
Bueno, a ver...por dónde empiezo? ah, si! por el principio: nací un año antes de que palmara el último de los dictadores fascistas de Europa hasta ahora. Hizo bien, me vio venir.
Me tocó aparecer en este mundo a las orillas del Mediterráneo, al sur-este de la península Ibérica, más concretamente en un pueblecito pesquero de la provincia de Almería. No es raro, pues, que toda mi familia, por ambas partes progenitoras fuesen gente de mar durante varias generaciones: mis abuelos, pescadores; mis tíos, pescadores; mi padre pescador primero y patrón de remolcadores después.
Mi infancia pasó, como no podía ser de otra manera, entre baños desde playas de piedras, buceo con arco casero primero y fusil cuando fui algo más mayor, maniobras en el puente del remolcador con mi padre y pesqueras, sobre todo desde embarcación, pues siempre hemos tenido algún tipo de barco en la familia, pequeños pesqueros que además de proporcionarnos buenos momentos de relax y buenos alimentos, también nos daban más trabajo que el copón.
Y como no podía ser de otra manera, cuando llegue a la adolescencia salí despavorido de ese mundo, en busca de los placeres terrenales típicos de esa edad: fiestas de todo tipo, alcohol (mucho), drogas(todas), mujeres (pocas)...también conocí otras dos de mis grandes pasiones: las motos y la montaña. Y por supuesto, me pasó lo mejor que me ha pasado hasta ahora: conocí a mi compañera de aventuras...Tequiero
Con los años, y tras estudiar duro (no tengo máster mi doctorado pero bueno...) y varios trabajos, la montaña me llevó a viajar mucho, sobre todo por Europa y Marruecos, sobre varias furgos VW que fuimos teniendo y que tanto se parecían a los barcos que hemos tenido después: muy usados y con mucha falta de cariño y arreglos. La primera fue una T2 amarilla, pues provenía del servicio de correos alemán. Caja cerrada y sin nada...pues nada, ventanas de desguace, cama, cocina, etc....y a viajar! Aquellos viajes también darían para unos cuantos relatos.
Fue hace unos 10 años cuando mi padre me llamó un día (no recuerdo en qué sitio me encontraba, pero estaba lejos) y me dijo:
-nene, aquí venden un velerito con pinta de ser muy marinero, barato pero un poco abandonado...¿lo compramos entre tus hermanas tú y yo y lo vamos arreglando?.
Yo, que nunca había navegado a la vela ni en optimist, le dije que por supuesto, que me apetecía volver al mar....y así encontramos nuestro Sirocco, al que llamamos Almoraic (nombre que le pusieron los árabes a lo que hoy es nuestro pueblo) y el cual nos dió mucho no, muchísimo trabajo. Pero tras tratarle la ósmosis, cambiar el motor y miles de cosas más (siempre haciéndolo nosotros mismos), pudimos navegarlo por primera vez...y el virus del salitre y la vela me conquistó.
Hasta hoy, ahora con otro barco y muchas millas navegadas en otros, siempre aprendiendo y con muchas anécdotas y travesías que contar...pero no son suficientes, por supuesto! y tampoco son tema para este post. Poco a poco.

Continuará....(aunque no sé cuándo!Cunao)
Brindis

PD: de como llegué a este foro de palmeros, todos los sabéis...Cunao

Salúd y buenos vientos!
SALUD Y BUENOS VIENTOS!
Responder
Ha recibido el agradecimiento de: erre , serjioko , Parazoa , Jibiri , Oscar , pinguino , Tortuga Carey , Silbodejarcia
#6
Gracias por compartir tus experiencias con nosotros. Tomo asiento y espero ansioso nuevas aventuras  Brindis
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:
#7
(08-09-2018, 01:00 AM)Mencey escribió: Solucionaste el tema de la HF.
Nope, sigue de adorno!Cunao he vuelto del curro veraniego y hay taaaantas cosas que hacer, que lo único que quiero es no hacer nada!
Por cierto...Tonichi??

Salúd y buenos vientos!

pd: se me había pasado este post!Sorry
SALUD Y BUENOS VIENTOS!
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:
#8
CAPITULO 2: -del 2008 al 2014, aprendiendo a navegar con el Sirocco y con el CAPH.

No sé si lo he dicho ya, pero poner a son de mar el Almoraic no fue cosa de dos días...cuando lo compramos, estando yo por ahí haciendo sondeos en Geotecnia, mi padre me dijo:
-nene, el barco lo hemos sacado del agua y tiene osmosis
-ah, vale...y eso que es, es grave?- le dije yo, que no tenía ni idea.
-nahh, lo saneamos y lo dejamos secar un tiempo, lo enfibramos de nuevo y al agua...
-pues nada, este finde empezamos, papaico, prepara las herramientas!
Y lo dije tan pancho, sin saber que nos esperaban muuchas hora de lija, limpieza, más lijas, fibra y más lija, masilla y más lija, imprimaciones y más lija, pinturas y más lija...total, unos 8 meses entre trabajos y secado, solo para el casco...pero eso fue suficiente en ese momento y era hora de probarlo. Lo que más me sorprendió al principio fué lo escaso de motor que iba. Un 9cv de un solo cilindro lo único que servía era para salir y entrar del atraque, con un poco de viento de proa no alcanzaba ni los 2 nudos. Pero siempre recordaré la primera vez que, con levante fresco, desenrrollamos el génova y aquello escoró y nos pusimos a ceñir como locos...fue increíble! Hicimos la travesía Garrucha-Aguilas, unas 18millas dando bordos. Cuando amarramos nos sentiamos como si hubieramos cruzado el Atlántico!Cunao
Los siguientes meses fueron dedicación total al barco: navegar por la zona entre bricos: lijar y pintar cubierta, mayor nueva, instalación de molinete para el ancla y mil cosas más! Un día mi padre, que siempre está maquinando que cambiar y modificar en sus barcos, me vino a enseñar un Volvo de tres cilindros y 29cv que estaba montado en un pequeño pesquero y que vendían muuuy barato, eje y hélice incluida. Dicho y hecho: con la botavara sacamos el viejo y cansado motor y metimos el "nuevo", en Varadero, eso sí, porque había que cambiar eje y hélice. Hélice que era demasiado grande y tocaba en el casco. Pero eso a mi viejo no le importó en absoluto, y a base de radial con discos de desbaste y lijas (siempre lijas!) reformamos las palas. Tras la botadura las pruebas de navegación a motor dejaron a mi padre más que satisfecho: a 1800rpm hacíamos 6 nudos, a 2200,7 nudos, y a 2500 metía tanto la popa en el agua que se nos inundaba la bañera por los imbornales...Cunao Podríamos remontar hasta un fuerza10 con aquello.
Yo por aquel entonces ya estaba hartandome de mi trabajo en tierra, y mi cabeza ya estaba siempre en la mar, así que se nos ocurrió que podría pasear gente en verano por las maravillosas aguas del Cabo de Gata, a tan solo 12 millas de nuestro puerto base.
Tras el primer verano la cosa funcionó, pero decidimos meterle una rueda al gobierno, porque la caña que montaba el sirocco, para manejar semejante pala, era muuuy larga y no dejaba espacio en la bañera para los clientes. ¿creéis que fuimos a buscar presupuesto o piezas a Goiot? claro que no, un amigo tornero nos fabricó una rueda, nosotros hicimos en fibra una bitácora, y con una bomba hidráulica y un pistón de segunda mano, ya teníamos rueda. Pero faltaba el piloto...y claro, nuevo valía más que el barco, así que como teníamos el de caña que ya no nos servía, nos dio por abrirlo a ver cómo funcionaba eso....ostras! pero si esto es más sencillo que un botijo!Cunao ¿y si aprovechamos la parte electrónica y transformamos la parte mecánica? Un motor de elevalunas eléctrico, un piñón y un plato de bicicleta y una cadena después, y ya teníamos piloto.
Pasaron un par de veranos más, durante los cuales me instalaba a bordo del barco en el puerto de Carboneras (amarrado a pesqueros o la lancha de medio ambiente o donde me dejaban) para poder hacer las salidas desde allí, que pillaba mucho más cerca del parque natural que Garrucha.
Navegué y fondee en todos los rincones, pasé mucho calor y me comí varias ponientadas y algún levante (una vez tardé casi 8 horas en hacer las 12 millas que me separaban de Garrucha, dando bordos contra un levante de 25-30 nudos), casi siempre solo.
También tuve momentos de pánico graciosos, como una vez que llevaba una pareja y pernoctaban en el barco por una noche: los llevé a la Cala de San Pedro, los dejé fondeados y me fui a la playa a dormir para dejarlos en intimidad...me acosté en la orilla con el dingy a mi lado, y a eso de las tres de la mañana me despertaron las olas mojándome los pies. El dingy no estaba y había mar de fondo de poniente que no sabía de donde coño había salido. Pero allí estaba el Almoraic, con dos tortolitos a bordo, dando saltos... y yo en la playa! estuve hasta el amanecer buscando el dichoso dingy, hasta que di con él...estaba entre las rocas intacto! Llegué al barco y la pareja ni se había enterado de nada....noche de amor!
Por esa época, fuera de temporada, me liaba con cualquier navegada que se me cruzara, trasladando veleros de cualquier eslora. Pero con el que más navegue fue con un SO409, llamado CAPH (una de las estrellas de Cassiopeia), de un armador que confiaba en mi, por ser amigo de mi padre y por conocerme. Este barco, en invierno, se dedicaba a dar clases de vela y navegación en una escuela Náutica, y allí estaba yo, de ayudante al principio y de monitor al poco. En verano había que trasladarlo a Ibiza, donde se alquilaba sin patrón, así que, de nuevo, allí estaba yo para hacerme las 180millas que hay entre Águilas e Ibiza, casi siempre en solitario y sin parar. Ida en primavera, vuelta en Otoño. Un par de años ida y vuelta en semana santa también.
Ni que decir que las primeras veces me preparaba como si fuera a cruzar Hornos. Después ya con el bañador me bastaba.
Muchas cosas me pasaron con ese barco, ninguna mala. Pero algún apuro si pasé: una vez casi abordé una tubería de goma de más de un metro de diámetro y 50m de largo cuando navegaba a vela, muy rápido, justo frente a Cartagena. Al principio pensé que era un grupo de ballenas dejando ver sus lomos!; otra vez, en pleno canal entre la península e Ibiza, y con un sur bien fresco, el piloto dejo de funcionar. Aunque lo encendía y loapagaba del cuadro no funcionaba. Solo como iba no podía ni mear sin soltar la rueda, ciñendo a rabiar y calado hasta los huesos. Acuartelé el foque y me puse a la capa para descansar y, tras comer algo y tomarme un café, se me ocurrió desconectar las baterías totalmente y volver a conectarlas. Y voilà! el piloto se puso a currar como si nada! Ese día el viento me llevo al fondeadero al norte del peñón de Ifach, donde llegué a las 23h y dormí a pierna suelta hasta las 6, el sur había amainado totalmente y hasta Cabo de Palos fui a motor. El piloto nunca más dió fallos...misterios de la electrónica!
Y entonces llegó el verano de 2014. Estando en pleno Agosto, a bordo de nuevo en mi querido Almoraic, y mientras llevaba clientes, recibí una noticia que cambió de nuevo mi vida....pero eso es otra historia, la siguiente.

Salúd y buenos vientos!
SALUD Y BUENOS VIENTOS!
Responder
Ha recibido el agradecimiento de: Parazoa , Jibiri , Jotajorel , Silbodejarcia
#9
(26-09-2018, 10:54 PM)jacarejack escribió: CAPITULO 2: -del 2008 al 2014, aprendiendo a navegar con el Sirocco y con el CAPH.

No sé si lo he dicho ya, pero poner a son de mar el Almoraic no fue cosa de dos días...cuando lo compramos, estando yo por ahí haciendo sondeos en Geotecnia, mi padre me dijo:
-nene, el barco lo hemos sacado del agua y tiene osmosis
-ah, vale...y eso que es, es grave?- le dije yo, que no tenía ni idea.
-nahh, lo saneamos y lo dejamos secar un tiempo, lo enfibramos de nuevo y al agua...
-pues nada, este finde empezamos, papaico, prepara las herramientas!
Y lo dije tan pancho, sin saber que nos esperaban muuchas hora de lija, limpieza, más lijas, fibra y más lija, masilla y más lija, imprimaciones y más lija, pinturas y más lija...total, unos 8 meses entre trabajos y secado, solo para el casco...pero eso fue suficiente en ese momento y era hora de probarlo. Lo que más me sorprendió al principio fué lo escaso de motor que  iba. Un 9cv de un solo cilindro lo único que servía era para salir y entrar del atraque, con un poco de viento de proa no alcanzaba ni los 2 nudos. Pero siempre recordaré la primera vez que, con levante fresco, desenrrollamos el génova y aquello escoró y nos pusimos a ceñir como locos...fue increíble! Hicimos la travesía Garrucha-Aguilas, unas 18millas dando bordos. Cuando amarramos nos sentiamos como si hubieramos cruzado el Atlántico!Cunao
Los siguientes meses fueron dedicación total al barco: navegar por la zona entre bricos: lijar y pintar cubierta, mayor nueva, instalación de molinete para el ancla y mil cosas más! Un día mi padre, que siempre está maquinando que cambiar y modificar en sus barcos, me vino a enseñar un Volvo de tres cilindros y 29cv que estaba montado en un pequeño pesquero y que vendían muuuy barato, eje y hélice incluida. Dicho y hecho: con la botavara sacamos el viejo y cansado motor y metimos el "nuevo", en Varadero, eso sí, porque había que cambiar eje y hélice. Hélice que era demasiado grande y tocaba en el casco. Pero eso a mi viejo no le importó en absoluto, y a base de radial con discos de desbaste y lijas (siempre lijas!) reformamos las palas. Tras la botadura las pruebas de navegación a motor dejaron a mi padre más que satisfecho: a 1800rpm hacíamos 6 nudos, a 2200,7 nudos, y a 2500 metía tanto la popa en el agua que se nos inundaba la bañera por los imbornales...Cunao Podríamos remontar hasta un fuerza10 con aquello.
Yo por aquel entonces ya estaba hartandome de mi trabajo en tierra, y mi cabeza ya estaba siempre en la mar, así que se nos ocurrió que podría pasear gente en verano por las maravillosas aguas del Cabo de Gata, a tan solo 12 millas de nuestro puerto base.
Tras el primer verano la cosa funcionó, pero decidimos meterle una rueda al gobierno, porque la caña que montaba el sirocco, para manejar semejante pala, era muuuy larga y no dejaba espacio en la bañera para los clientes. ¿creéis que fuimos a buscar presupuesto o piezas a Goiot? claro que no, un amigo tornero nos fabricó una rueda, nosotros hicimos en fibra una bitácora, y con una bomba hidráulica y un pistón de segunda mano, ya teníamos rueda. Pero faltaba el piloto...y claro, nuevo valía más que el barco, así que como teníamos el de caña que ya no nos servía, nos dio por abrirlo a ver cómo funcionaba eso....ostras! pero si esto es más sencillo que un botijo!Cunao ¿y si aprovechamos la parte electrónica y transformamos la parte mecánica? Un motor de elevalunas eléctrico, un piñón y un plato de bicicleta y una cadena después, y ya teníamos piloto.
Pasaron un par de veranos más, durante los cuales me instalaba a bordo del barco en el puerto de Carboneras (amarrado a pesqueros o la lancha de medio ambiente o donde me dejaban) para poder hacer las salidas desde allí, que pillaba mucho más cerca del parque natural que Garrucha.
Navegué y fondee en todos los rincones, pasé mucho calor y me comí varias ponientadas y algún levante (una vez tardé casi 8 horas en hacer las 12 millas que me separaban de Garrucha, dando bordos contra un levante de 25-30 nudos), casi siempre solo.
También tuve momentos de pánico graciosos, como una vez que llevaba una pareja y pernoctaban en el barco por una noche: los llevé a la Cala de San Pedro, los dejé fondeados y me fui a la playa a dormir para dejarlos en intimidad...me acosté en la orilla con el dingy a mi lado, y a eso de las tres de la mañana me despertaron las olas mojándose los pies. El dingy no estaba y había mar de fondo de poniente que no sabía de donde coño había salido. Pero allí estaba el Almoraic, con dos tortolitos a bordo, dando saltos y yo en la playa! estuve hasta el amanecer buscando el dichoso dingy, hasta que di con él...estaba entre las rocas intacto! Llegué al barco y la pareja ni se había enterado de nada....noche de amor!
Por esa época, fuera de temporada, me liaba con cualquier navegada que se me cruzara, trasladando veleros de cualquier eslora. Pero con el que más navegue fue con un SO409, llamado CAPH (una de las estrellas de Cassiopeia), de un armador que confiaba en mi, por ser amigo de mi padre y por conocerme. Este barco, en invierno, se dedicaba a dar clases de vela y navegación en una escuela Náutica, y allí estaba yo, de ayudante al principio y de monitor al poco. En verano había que trasladarlo a Ibiza, donde se alquilaba sin patrón, así que, de nuevo, allí estaba yo para hacerme las 180millas que hay entre Águilas e Ibiza, casi siempre en solitario y sin parar. Ida en primavera, vuelta en Otoño. Un par de años ida y vuelta en semana santa también.
Ni que decir que las primeras veces me preparaba como si fuera a cruzar Hornos. Después ya con el bañador me bastaba.
Muchas cosas me pasaron con ese barco, ninguna mala. Pero algún apuro si pasé: una vez casi abordé una tubería de goma de más de un metro de diámetro y 50m de largo cuando navegaba a vela, muy rápido, justo frente a Cartagena. Al principio pensé que era un grupo de ballenas dejando ver sus lomos!; otra vez, en pleno canal entre la península e Ibiza, y con un sur bien fresco, el piloto dejo de funcionar. Aunque lo encendía y loapagaba del cuadro no funcionaba. Solo como iba no podía ni mear sin soltar la rueda, ciñendo a rabiar y calado hasta los huesos. Acuartelé el foque y me puse a la capa para descansar y, tras comer algo y tomarme un café, se me ocurrió desconectar las baterías totalmente y volver a conectarlas. Y voilà! el piloto se puso a currar como si nada! Ese día el viento me llevo al fondeadero al norte del peñón de Ifach, donde llegué a las 23h y dormí a pierna suelta hasta las 6, el sur había amainado totalmente y hasta Cabo de Palos fui a motor. El piloto nunca más dió fallos...misterios de la electrónica!
Y entonces llegó el verano de 2014. Estando en pleno Agosto, a bordo de nuevo en mi querido Almoraic, y mientras llevaba clientes, recibí una noticia que cambió de nuevo mi vida....pero eso es otra historia, la siguiente.

Salúd y buenos vientos!

Brindis
Que buenas historias, esperámos más.
Salúdos.
[Imagen: e816fbdfb2be46ed3c3759987716f249o.jpg]Mi web: veleroTura
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:
#10
(26-09-2018, 10:54 PM)jacarejack escribió: CAPITULO 2: -del 2008 al 2014, aprendiendo a navegar con el Sirocco y con el CAPH.

No sé si lo he dicho ya, pero poner a son de mar el Almoraic no fue cosa de dos días...cuando lo compramos, estando yo por ahí haciendo sondeos en Geotecnia, mi padre me dijo:
-nene, el barco lo hemos sacado del agua y tiene osmosis
-ah, vale...y eso que es, es grave?- le dije yo, que no tenía ni idea.
-nahh, lo saneamos y lo dejamos secar un tiempo, lo enfibramos de nuevo y al agua...
-pues nada, este finde empezamos, papaico, prepara las herramientas!
Y lo dije tan pancho, sin saber que nos esperaban muuchas hora de lija, limpieza, más lijas, fibra y más lija, masilla y más lija, imprimaciones y más lija, pinturas y más lija...total, unos 8 meses entre trabajos y secado, solo para el casco...pero eso fue suficiente en ese momento y era hora de probarlo. Lo que más me sorprendió al principio fué lo escaso de motor que  iba. Un 9cv de un solo cilindro lo único que servía era para salir y entrar del atraque, con un poco de viento de proa no alcanzaba ni los 2 nudos. Pero siempre recordaré la primera vez que, con levante fresco, desenrrollamos el génova y aquello escoró y nos pusimos a ceñir como locos...fue increíble! Hicimos la travesía Garrucha-Aguilas, unas 18millas dando bordos. Cuando amarramos nos sentiamos como si hubieramos cruzado el Atlántico!Cunao
Los siguientes meses fueron dedicación total al barco: navegar por la zona entre bricos: lijar y pintar cubierta, mayor nueva, instalación de molinete para el ancla y mil cosas más! Un día mi padre, que siempre está maquinando que cambiar y modificar en sus barcos, me vino a enseñar un Volvo de tres cilindros y 29cv que estaba montado en un pequeño pesquero y que vendían muuuy barato, eje y hélice incluida. Dicho y hecho: con la botavara sacamos el viejo y cansado motor y metimos el "nuevo", en Varadero, eso sí, porque había que cambiar eje y hélice. Hélice que era demasiado grande y tocaba en el casco. Pero eso a mi viejo no le importó en absoluto, y a base de radial con discos de desbaste y lijas (siempre lijas!) reformamos las palas. Tras la botadura las pruebas de navegación a motor dejaron a mi padre más que satisfecho: a 1800rpm hacíamos 6 nudos, a 2200,7 nudos, y a 2500 metía tanto la popa en el agua que se nos inundaba la bañera por los imbornales...Cunao Podríamos remontar hasta un fuerza10 con aquello.
Yo por aquel entonces ya estaba hartandome de mi trabajo en tierra, y mi cabeza ya estaba siempre en la mar, así que se nos ocurrió que podría pasear gente en verano por las maravillosas aguas del Cabo de Gata, a tan solo 12 millas de nuestro puerto base.
Tras el primer verano la cosa funcionó, pero decidimos meterle una rueda al gobierno, porque la caña que montaba el sirocco, para manejar semejante pala, era muuuy larga y no dejaba espacio en la bañera para los clientes. ¿creéis que fuimos a buscar presupuesto o piezas a Goiot? claro que no, un amigo tornero nos fabricó una rueda, nosotros hicimos en fibra una bitácora, y con una bomba hidráulica y un pistón de segunda mano, ya teníamos rueda. Pero faltaba el piloto...y claro, nuevo valía más que el barco, así que como teníamos el de caña que ya no nos servía, nos dio por abrirlo a ver cómo funcionaba eso....ostras! pero si esto es más sencillo que un botijo!Cunao ¿y si aprovechamos la parte electrónica y transformamos la parte mecánica? Un motor de elevalunas eléctrico, un piñón y un plato de bicicleta y una cadena después, y ya teníamos piloto.
Pasaron un par de veranos más, durante los cuales me instalaba a bordo del barco en el puerto de Carboneras (amarrado a pesqueros o la lancha de medio ambiente o donde me dejaban) para poder hacer las salidas desde allí, que pillaba mucho más cerca del parque natural que Garrucha.
Navegué y fondee en todos los rincones, pasé mucho calor y me comí varias ponientadas y algún levante (una vez tardé casi 8 horas en hacer las 12 millas que me separaban de Garrucha, dando bordos contra un levante de 25-30 nudos), casi siempre solo.
También tuve momentos de pánico graciosos, como una vez que llevaba una pareja y pernoctaban en el barco por una noche: los llevé a la Cala de San Pedro, los dejé fondeados y me fui a la playa a dormir para dejarlos en intimidad...me acosté en la orilla con el dingy a mi lado, y a eso de las tres de la mañana me despertaron las olas mojándose los pies. El dingy no estaba y había mar de fondo de poniente que no sabía de donde coño había salido. Pero allí estaba el Almoraic, con dos tortolitos a bordo, dando saltos y yo en la playa! estuve hasta el amanecer buscando el dichoso dingy, hasta que di con él...estaba entre las rocas intacto! Llegué al barco y la pareja ni se había enterado de nada....noche de amor!
Por esa época, fuera de temporada, me liaba con cualquier navegada que se me cruzara, trasladando veleros de cualquier eslora. Pero con el que más navegue fue con un SO409, llamado CAPH (una de las estrellas de Cassiopeia), de un armador que confiaba en mi, por ser amigo de mi padre y por conocerme. Este barco, en invierno, se dedicaba a dar clases de vela y navegación en una escuela Náutica, y allí estaba yo, de ayudante al principio y de monitor al poco. En verano había que trasladarlo a Ibiza, donde se alquilaba sin patrón, así que, de nuevo, allí estaba yo para hacerme las 180millas que hay entre Águilas e Ibiza, casi siempre en solitario y sin parar. Ida en primavera, vuelta en Otoño. Un par de años ida y vuelta en semana santa también.
Ni que decir que las primeras veces me preparaba como si fuera a cruzar Hornos. Después ya con el bañador me bastaba.
Muchas cosas me pasaron con ese barco, ninguna mala. Pero algún apuro si pasé: una vez casi abordé una tubería de goma de más de un metro de diámetro y 50m de largo cuando navegaba a vela, muy rápido, justo frente a Cartagena. Al principio pensé que era un grupo de ballenas dejando ver sus lomos!; otra vez, en pleno canal entre la península e Ibiza, y con un sur bien fresco, el piloto dejo de funcionar. Aunque lo encendía y loapagaba del cuadro no funcionaba. Solo como iba no podía ni mear sin soltar la rueda, ciñendo a rabiar y calado hasta los huesos. Acuartelé el foque y me puse a la capa para descansar y, tras comer algo y tomarme un café, se me ocurrió desconectar las baterías totalmente y volver a conectarlas. Y voilà! el piloto se puso a currar como si nada! Ese día el viento me llevo al fondeadero al norte del peñón de Ifach, donde llegué a las 23h y dormí a pierna suelta hasta las 6, el sur había amainado totalmente y hasta Cabo de Palos fui a motor. El piloto nunca más dió fallos...misterios de la electrónica!
Y entonces llegó el verano de 2014. Estando en pleno Agosto, a bordo de nuevo en mi querido Almoraic, y mientras llevaba clientes, recibí una noticia que cambió de nuevo mi vida....pero eso es otra historia, la siguiente.

Salúd y buenos vientos!

No se si te acordaras, nos conocimos unas navidades que alquilamos el Caph a Jesus para perdernos por cabo de gata. Ya tenias el Txo que creo recordar que bajastes de algún pueblo de la costa Vasca.  Ahora creo que Jesus tiene un Hanse mayor que ya no alquila sin patrón.. buenos recuerdos de esas navidades sin pisar tierra por cabo de gata..
Seguiremos pendientes de nuevos capítulos!
Brindis
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:
#11
Joder Antonio, ya me he vuelto a enganchar!!! Cunao 

Brindis
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:
#12
Que ganas de volver a escuchar tus relatos, hacia tiempo que se te echaba de menos.
Brindis
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)