Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Las flotillas de chárter. Relatos de terror.
#1
Sad 
Todo el mundo que ha sufrido una flotilla amarrada al lado sabrá de lo que hablo. Pero hace algún tiempo llegó a mis manos un artículo sobre los graciosos orígenes de esa forma de alquilar barcos. Y se me ocurrió escribir un artículo sobre ello:

A los navegantes les sobrecogen los relatos de mares gruesas y temporales inclementes que empujan a los barcos contra orillas llenas de arrecifes y bajíos, las olas rompiendo en siniestras espumas y los tripulantes, aguerridos, haciendo lo indecible para salir de allí. Pero si hay una visión que hiela la sangre del marino más curtido, cuando se encuentra al ancla en un remoto fondeadero de aguas quietas y seguras, oyendo el murmullo de los pájaros, el zumbido sordo y envolvente de los insectos, interrumpido por el balar de algún rebaño de fieras lanudas y bobas, es ver crecer a lo lejos la silueta inconfundible de la flota enemiga, el color de sus estandartes y el eco creciente de sus dotaciones enfurecidas. Sentir acercarse una “flotilla”.

El desafortunado navegante solitario, perdida su paz interior, abrumado por el griterío y preocupado por la seguridad de su barco, comienza a verse rodeado de naves, cadenas, auxiliares, bañistas y navegantes nerviosos que inician sus maniobras entre bramidos y a velocidades increíbles, ante la mirada atenta y las risotadas de los acompañantes. El jefe, con pocas o muchas palabras, dependiendo del día de la semana en el que suceda el encuentro y cuanto le quede para acabar su misión, procede a la reubicación de anclas, refuerzo de amarras, labores de mecánica, solución de imprevistos, recogida de basuras y desatasque de inodoros. 

Pero el verdadero origen de la flotilla de chárter era mucho más aventurero y romántico. Fue un tal Eric Richardson, en 1973 quien por primera vez compró un grupo de 20 barquitos de 25 pies, los Snapdragons, para realizar cruceros en conserva con amigos o clientes en las islas griegas del golfo Sarónico. Viajaban de isla en isla, recalaban en puertos donde nunca antes habían visto un velero e iban mendigando por las casas y cafés a alguna buena señora que les hiciera la cena, la que fuera, y les vendiera unos pocos víveres para el día siguiente.
Si queréis leer el artículo completo y ver el plano y la foto de aquellos primeros veleros de flotilla podéis cliquear aquí.

Hoy sigue siendo una manera popular de hacer turismo, pero, dada la tendencia que se tiene a banalizarlo todo y vaciarlo de significado, las flotas han crecido de tamaño y lo que antes era una juerga; el amarrar todos juntos; ahora se puede convertir en un drama, el día que hace viento. El jefe de flotilla suele ser una joven e inocente criatura, pero al finalizar el verano habrá acabado con todas las cajas de tranquilizantes disponibles a bordo y volverá raudo a su ciudad de origen, donde acabará sus estudios, para no ver nunca, ni de lejos, el mar.

En griego, navegar, flotar y barco; πλέω, επιπλέω, πλοίο; tienen la misma raíz. Así que no os extrañéis, la flotilla también es una forma de navegación, aunque nos pese.

Velero1 Velero1 Velero1 Velero1 Velero1 Velero1
Responder
#2
botellon en los mares griegos le llamaria yo....un saludo
A  RAÑALA
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:
#3
(06-03-2019, 05:26 PM)La Maga escribió: Todo el mundo que ha sufrido una flotilla amarrada al lado sabrá de lo que hablo. Pero hace algún tiempo llegó a mis manos un artículo sobre los graciosos orígenes de esa forma de alquilar barcos. Y se me ocurrió escribir un artículo sobre ello:

Si, yo también la sufrí la primera y única vez, en Plataria (Jónico),
Llego yo a ese encantador pueblecito en solitario, a medio día y me encuentro todo el muelle (kaia) vacío, largo mi ancla a veinticinco o treinta metros de distancia (calado entre 3 y 4 m), como estaba todo vacío sin orinque, atrás y amarras reglamentarias a la cadena que discurre por todo el espigón, todo perfecto una maniobra limpia, comida, siestecita, que la canícula apretaba y cuando más a gusto me encuentro empiezo oir vocerío, me levanto y un enjambre de veleros, entran en el puertecillo en tropel, desparramandose por la darsena, cánticos, musicas a todo volumen, anclas que se largan sin control alguno, griterío, motores a toda potencia para frenar arrancadas, mis nervios a flor de piel rodeando al Bahía de defensas y vigilando no me pisen la cadena.
Al final no llegó la sangre al río pero el espigón repleto con 30 o 40 barcos y las diferentes músicas que se mezclan, que hacer, ¿me voy, me quedo? al final opto por lo segundo, pero maldita la hora, juerga y borracheras por muchos de los barcos, hasta altas horas de la madrugada, afortunadamente ninguno de los de mis costados.
Al día siguiente, caras resacosas por el muelle, levanto mi fondeo y me largo como alma que lleva el diablo, no me pillaron en otra porque en alguna otra ocasión que estaba fondeado, nada más ver acercarse la marabunta, arriba el ancla y a buscar sitio tranquilo, pronto aprendí como y por donde se mueven esas hordas salvajes y amenudo es fácil evitarlas, con tal de no estar cerca de lugares con tascas.

Saludos Brindis
El mejor puerto donde recalar, es la amistad de un buen amigo
Responder
Ha recibido el agradecimiento de: Willy sailing Kunik
#4
(06-03-2019, 08:06 PM)Kaia escribió: Si, yo también la sufrí la primera y única vez, en Plataria (Jónico),
Llego yo a ese encantador pueblecito en solitario, a medio día y me encuentro todo el muelle (kaia) vacío, largo mi ancla a veinticinco o treinta metros de distancia (calado entre 3 y 4 m), como estaba todo vacío sin orinque, atrás y amarras reglamentarias a la cadena que discurre por todo el espigón, todo perfecto una maniobra limpia, comida, siestecita, que la canícula apretaba y cuando más a gusto me encuentro empiezo oir vocerío, me levanto y un enjambre de veleros, entran en el puertecillo en tropel, desparramandose por la darsena, cánticos, musicas a todo volumen, anclas que se largan sin control alguno, griterío, motores a toda potencia para frenar arrancadas, mis nervios a flor de piel rodeando al Bahía de defensas y vigilando no me pisen la cadena.
Al final no llegó la sangre al río pero el espigón repleto con 30 o 40 barcos y las diferentes músicas que se mezclan, que hacer, ¿me voy, me quedo? al final opto por lo segundo, pero maldita la hora, juerga y borracheras por muchos de los barcos, hasta altas horas de la madrugada, afortunadamente ninguno de los de mis costados.
Al día siguiente, caras resacosas por el muelle, levanto mi fondeo y me largo como alma que lleva el diablo, no me pillaron en otra porque en alguna otra ocasión que estaba fondeado, nada más ver acercarse la marabunta, arriba el ancla y a buscar sitio tranquilo, pronto aprendí como y por donde se mueven esas hordas salvajes y amenudo es fácil evitarlas, con tal de no estar cerca de lugares con tascas.

Saludos Brindis
Sí, es una pena, todo se corrompe. En sus inicios era una idea genial, aventura pura y dura de gente que gustaba de navegar y descubrir las islas a bordo de pequeños veleros. Pero ahora que accede todo dios...pues eso: desastre.  Como en la carretera, la montaña, la nieve.
Reconozco que a veces me dan hasta pena, con las caras desencajadas que llevan cuando se acercan a amarrar, aferrados a la rueda como si no hubiera un mañana. 

Patron
Responder
Ha recibido el agradecimiento de: Mfk , Salton
#5
Para mi a sido un shock cuando los vi por primera vez

He contado dos anecdotas que estan en el blog, con todo detalle, por resumir, llega la flota, fondean todos y uno de ellos con 4 rusos, se van hasta la playa y varan el barco, se tiran a bañarse, llega el chavalin con el tender, lo sacan, lo fondean, cojen a los rusos y los devuelven al barco. 

Otro caso, 6 a bordo, familia de 5 miembros, matrimonio, 3 hijos pequeños y el abuelo, desatracan, recojen cadena, molinete se atasca por que se amontona la cadena, se sientan todos en la bañera a charlar, la mama saca la merienda, mientras el barco montando un cisco de la ostia, los otros que salian esquivandolos, llega el capitan de la flota, desatasca, sube el ancla, y se van felices...
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:
#6
En nuestro particular bestiario náutico familiar les llamamos "LOS ABARLOADOS". Tal cuál la descripción de La Maga. Cunao Cunao
The big boats get the glory, but the small boats make the sailor.
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:
#7
Hay que hacerse a la idea de que ya se ha perdido todo el concepto romántico que tenía el hecho de llegar a lugares desconocidos e inhóspitos, anclar y disfrutar de la tranquilidad, la flora y la fauna del sitio, sobre todo en el Mediterráneo en verano.

Yo en agosto, por ejemplo, no hago mas que salidas cortas de un par de horas y vuelvo a mi puerto base. A mi juicio es un mes asqueroso para navegar más allá de unas millas del atraque.
Yo también he olido hasta la peste a porro del barco fondeado a mi lado y las litronas como arroz.

Sin embargo, fuera de temporada, sobre todo entre semana, que es cuando la mayoría de la gente está en el tajo, es una gozada fondear en sitips como el cabo de Gata o las Columbretes
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:
#8
¿Los abarloados? ¿Por qué?¿ Por qué han garreado todos?
Pero esta bien el titulo para una peli de miedo, es como "Los incubos"
Loco Loco Loco

LaOla
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:
#9
Jaja. Geniales relatos. Me ha pasado de estar fondeado conmi familia en una bahia en Brasil y buscar despues de una hora de analizar bien donde correspondia fondear para pasar un dia de relax, no molestar a nadie, pensar en el borneo y ver que a la hora siguiente me comenzaban a rodear mas y mas barcos que fondeaban como si fueran automoviles al lado, sin dejar espacio para el borneo, cruzando anclas o sin imaginarse que en el fondo hay un ancla, y tener que irme directamente, porque al primer borneo imaginaba lo peor. Y lo peor peor vino cuando cayo el sol, se abarloaron unos barcos y comenzó la fiesta que hacia vibrar el agua, y no solo música luces y DJ. Y yo rodeado de esos imberbes y sin poder hacer nada hasta altas horas de la noche. Males de estas épocas.
Velero Pegasus
MC36SK Acero Naval
(en construcción)
Argentina
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:
#10
(09-03-2019, 10:17 AM)La Maga escribió: ¿Los abarloados? ¿Por qué?¿ Por qué han garreado todos?
Pero esta bien el titulo para una peli de miedo, es como "Los incubos"
Loco Loco Loco

LaOla

Pues todo viene de una de nuestras primeras salidas navegando en pareja... (qué pringadetes éramos de aquella)....puerto tranquilo, puesta de sol, relax total... llegan 4 llauts full equip y montan un despliegue impresionante para establecerse en un hueco y poder abarloarse, desamarran un velero que hay cerca para alargarle el cabo de amarre, se enganchan a su muerto para no bornear y venga niños de un barco a otro señores pa un lado marujas para el otro... montan hasta  una TELE?¿? en el llaut del medio, vamos una hora de espectaculo y aguantarles hasta las tantas.....

Desde entonces cualquier a cosa parecida le llamamos "Los abarloados".... si jajaja de peli de miedo.
The big boats get the glory, but the small boats make the sailor.
Responder
Ha recibido el agradecimiento de: La Maga
#11
Bonito tema Maga: Bravo
la peste de la langosta en el Jónico, y en Turquia que son los que mas conozco.
Una vez en Kalamos, amarramos tempranito, sobre las 17.30 H para darnos unos bañitos y una vuelta por la cala del molino de viento, seguro que la conoces.
En esas, a punto de irnos, una procesión de fundas de génova rojas por detrás del muele...oh no, Sunsail ataca de nuevo,
Amarra el "flotilla leader" y se pone con su zodiac y la inestimamble ayuda del dueño del chiringuito George, creo, a ayudar a los aguerridos marinos que entraban.
Nosotros con un Bavaria 50, amarrados popa al muelle. Nos armamos de defensas en la mano y mucho acojono..
Van amarrando por aqui y por alla con la zodiac haciendo de remolcador de carnero, gritos varios etc
Llega proa a nosotros y el muelle un 34-35 a toda leche. Un tio de tyreintaytantos y dos macizas de aprox la misma edad
Gritos histéricos del "leader" y ni puto caso ese señor que lo único que se acordaba del briefing anterior era que había que dar fondo durante la maniobra porque no hay muertos en el puerto.
Entra en un hueco a nuestro babor avante a unos 4 nudos, rozando todas las defensas que teníamos fijas y 3 o 4 más en la mano.
Hostia como un piano con la proa al muelle. Sigue embragado avante y larga el fondeo, "ENCIMA DEL MUELLE"... Cunao Cunao Cunao
El leader estaba ya de color azulado y nosotros partiéndonos el culo.
El experto una vez laragada el ancla y 20 mts de cadena sobre el muelle, sin un puto cabo en ningún lado, apaga el motor y desaparece por el tambucho acompañado de las señoritas,,,super dignos los tres
Finalmente el leader sube a bordo, arranca, vira la cadena, sale atrás y entra de popa como era la idea...Se come la maniobra él solito porque los tres personajes están missing en el interior
Ya amarrados, nos vamos a referescar que es un agujero con un calor que te mueres.
Hemos aprendido una lección. Si no hay muerto, hay que fondear, no importa donde aunque sea sobre el muelle.
Esto que cuento es VERIDICO, no me lo he inventado aunque lo parezca
Yassas Unas Mythos Brindis
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:
#12
(08-03-2019, 08:11 PM)Emilio el Moro escribió: Hay que hacerse a la idea de que ya se ha perdido todo el concepto romántico que tenía el hecho de llegar a lugares desconocidos e inhóspitos, anclar y disfrutar de la tranquilidad, la flora y la fauna del sitio, sobre todo en el Mediterráneo en verano.

Yo en agosto, por ejemplo, no hago mas que salidas cortas de un par de horas y vuelvo a mi puerto base. A mi juicio es un mes asqueroso para navegar más allá de unas millas del atraque.
Yo también he olido hasta la peste a porro del barco fondeado a mi lado y las litronas como arroz.

Sin embargo, fuera de temporada, sobre todo entre semana, que es cuando la mayoría de la gente está en el tajo, es una gozada fondear en sitips como el cabo de Gata o las Columbretes
Hombre Emilio , con tu apodo lo de la peste a porro , ya debes de tenerlo mas que  superado . Pirata
Sólo quien ha vivido cerca del mar, conoce la parte dulce de la sal.

www.sailingkunik.com
www.visualcan.net
www.rentaflatinbarcelona.com
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:
#13
(10-03-2019, 04:31 PM)Willy sailing Kunik escribió: Hombre Emilio , con tu apodo lo de la peste a porro , ya debes de tenerlo mas que  superado . Pirata

Meparto Meparto Meparto
"Si eres de esa clase de personas incapaces de hallar satisfacción en el trabajo duro, es probable que la vela no sea el deporte que más te convenga" (Dennis Conner)
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:
#14
Pues yo solo he navegado en flotilla una vez hace 25 años en Turquia , eramos 3 barcos que alquilamos alli y guardo buenisimos recuerdos, de hecho eramos un grupo de 15 pers. y solo se conocian unos pocos . Entablamos muy buenas migas y nos ibamos cambiando de barco segun el dia o la navegacion. Descubrimos unos pueblitos y chiringuitos turcos donde cocinaban con leña , podéis imaginar el sabor de las comidas, rico rico ... unas patatas fritas espectaculares, todo muy sabroso y los precios , que os voy a contar , ya entonces era irrisorio. Por las mañanas venian en botes a remos para ofrecernos el desayuno , crepes hechos en el momento deliciosos y cualquier cosa que le pidieras y estuviera a su alcance te lo traian.

Claro está que hace 25 años no existian la cantidad de barcos de hoy en dia y aun se podia navegar sin encontrar las masas de hoy . Reconozco que con 20-30 años hacer eso que no nos gusta a todos , pero que seguramente muchos hemos hecho , era y es muy divertido para los que lo estan disfrutando; cachondeo , musiquita , copichuelas , unas churris , chulazos bronceados , unos porrillos en fin que os voy a contar que no sepais o hayais hecho , esto es como en la Biblia , el que esté libre de pescado ..... ..
Sólo quien ha vivido cerca del mar, conoce la parte dulce de la sal.

www.sailingkunik.com
www.visualcan.net
www.rentaflatinbarcelona.com
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:
#15
Efectivamente, como dice Willy sailing Kunik, hace 25 o 30 años el navegar en flotilla era toda una aventura, como describo en el artículo en el que más arriba he puesto el enlace. Yo también he vivido en Turquía lo que cuentas, la familia que te cocinaba el pescado en la playa, para ti, las barquitas viniendo con pan. por la mañana. El otro día, trabajando el la web, tuve que ver fotos de la actual Gocek y casi me da un pasmo.
Responder
Ha recibido el agradecimiento de:


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)